Fotografías: Marcos Moreno / Textos: Associated Press

En los últimos dos días, unas 8.000 personas han entrado a la ciudad española de Ceuta desde Marruecos, un flujo sin precedentes, la mayoría de las cuales cruzan a nado esquivando los rompeolas para llegar al enclave español en el norte de África.

La ola ha tensado las relaciones entre Marruecos y España y el presidente español Pedro Sánchez ha cancelado un viaje a París para ir a Ceuta, a donde España ha enviado refuerzos militares y de policías.

¿QUÉ ES CEUTA?

Ceuta es una ciudad costera del norte de África que pertenece a España desde el siglo XVI. Al igual que Melilla, otra posesión española en la costa marroquí, Ceuta se ha convertido en las últimas décadas en un puerto de entrada a Europa para migrantes marroquíes y subsaharianos. El año pasado, 2.200 personas escalaron las cercas fronterizas de Ceuta y Melilla o cruzaron a nado desde Marruecos. Ceuta tiene 85.000 habitantes y está conectada a España continental por medio de transbordadores que cruzan el estrecho de Gibraltar.

¿QUÉ SUCEDE AHORA EN CEUTA?

Es habitual que pequeños números de migrantes logren cruzar la frontera, pero la magnitud de los cruces de esta semana fue algo excepcional. Miles de personas pudieron llegar a la zona fronteriza sin que los detuvieran las autoridades marroquíes. Unas 8.000 —incluidos 2.000 posibles menores— han llegado a Ceuta en los últimos días a nado o en pequeños botes esquivando los rompeolas entre los dos países. El martes, España envió tropas y vehículos blindados a la frontera, acorraló a migrantes en la playa del Tarajal y obligó a muchos a regresar a través de un portón en la cerca fronteriza. Un joven murió ahogado, otro cayó desde un muro y decenas de personas sufrieron hipotermia, según la Cruz Roja.

¿A QUÉ SE DEBE SEMEJANTE OLEADA?

Marruecos casi no se ha pronunciado acerca de por qué mitigó los controles en la frontera. Muchos sospechan que es una represalia contra España por haber permitido que el líder de una milicia, Brahim Ghali, recibiera tratamiento en un hospital español. Ghali lidera el Frente Polisario, que lucha por la independencia del Sahara Occidental, una antigua colonia española anexada por Marruecos en la década de 1970. El mes pasado lo hospitalizaron en la ciudad española de Logroño y el gobierno marroquí, furioso, advirtió que el hecho tendría “consecuencias”. Algunos expertos dicen que el asunto trasciende a Ghali y que Rabat quiere que España reconozca la soberanía de Marruecos sobre el Sahara Occidental, tal como hizo Estados Unidos durante la presidencia de Donald Trump.

¿QUÉ SUCEDERÁ AHORA A LOS MIGRANTES?

El ministerio español del Interior dijo que ha devuelto a Marruecos aproximadamente la mitad de los que lograron cruzar. Un acuerdo entre los dos países que data de 30 años permite a las autoridades españolas expulsar de inmediato a los adultos que cruzan de manera irregular. El martes, se veía a soldados españoles guiar a migrantes hacia un portón en la cerca fronteriza, en algunos casos apurándolos a porrazos. El gobierno español asegura que no ha expulsado a menores no acompañados, muchos de los cuales se encuentran en cuarentena en refugios regentados por la Cruz Roja.

¿CUÁLES SON LAS IMPLICACIONES MAYORES PARA ESPAÑA?

Los hechos en Ceuta han provocado la crisis más grave en las relaciones entre Madrid y Rabat desde 2002, cuando estalló una disputa territorial sobre una isla desierta frente a la costa marroquí. Es un desafío humanitario, diplomático y político para el gobierno español. En años recientes se han producido picos de migración en la costa sur y las islas Canarias. Los temores ante la migración han impulsado el crecimiento de Vox, un partido de ultraderecha que llegó al Parlamento en 2019. Vox no tardó en atribuir la situación en Ceuta a la “inacción” del gobierno y su líder visitó la ciudad el martes.

¿CÓMO AFECTAN LOS HECHOS LA MIGRACIÓN EUROPEA?

Otros países de la Unión Europea vigilan estrechamente los sucesos en Ceuta. Desde la crisis de migración de 2015, el bloque ha tratado de reducir el flujo de migración irregular, en parte mediante acuerdos con los países de tránsito como Marruecos, Turquía y Libia, entre otros. La situación en Ceuta y una crisis similar en la frontera terrestre entre Turquía y Grecia revelan cómo los acuerdos dan peso a los países de tránsito sobre el bloque de 27 naciones. La comisionada de Asuntos Interiores de la UE, Ylva Johansson, calificó la situación en Ceuta de “preocupante” y destacó que la frontera española-marroquí es a la vez la frontera externa de la UE. Exhortó a Marruecos a impedir los cruces irregulares.